jueves, 24 de noviembre de 2016

depilacion DIODO SHR con resultados

Los bajos resultados de depilación láser se pueden presentar cuando se realizan pocas sesiones que no cumplen con óptimos estándares de calidad. Ocurren cuando no se tienen dispositivos de alta tecnología, se recurre a equipos que solo debilitan el pelo y no lo queman totalmente.

Precios sospechosamente económicos equivalen a utilizar máquinas que no suministran la potencia necesaria para la depilación láser, o a un método de trabajo que no emplea el tiempo y disparos oportunos el tratamiento. También en ocasiones sucede que no es realizado por personal capacitado o eventualmente, a una candidez económica del centro que llevará a que no puedan reemplazar los equipos, darles un adecuado mantenimiento y lo peor, desaparecer y dejarnos colgados con el tratamietno pagado.



Los bajos resultados de la depilación láser muy pronto justo después de la sesión cuando a la semana se observan pelos con punta fina por cubrimeinto insuficiente del área a tratar. Dos a tres semanas después cuando no caen los pelos tratados y tan solo 1 a 2 meses cuando además se encuentran los pelos nuevos, los cuales estaban en fase de reposo. El paciente llega a la cita con pelos largos que nunca fueron tratados, otros cortos con la punta fina que son los nuevos y lo que no tiene explicación pelos con la punta cortada que han crecido y no cayeron.

Para muchos, puede ser razonable quedar con los pelos más delgados, aliviar la inflamación y tener que seguirse afeitando menor cantidad de veces. En otros casos desafortunados la sensación que queda es que se debió plantear desde un comienzo, la verdad pues el cliente se siente engañado.
Es cierto que éste puede no ser exacto pero plantear 3 sesiones y tener que hacer más de 100 si tiene ribetes de malos efectos. Y si hay casos de 100 sesiones en especial en el área de la cara .El tiempo aproximado de las sesiones varía según el caso particular de cada persona, pero generalmente la respuesta en la cara es mucho más lenta, pues quedar con 100 de 1000 pelos iniciales en el rostro sigue siendo una catástrofe.

Las potencias de los equipos empleadas en centros especialistas deben evitar al máximo las quemaduras, pero al mismo tiempo conseguir la mejor utilidad para eliminar la mayor cantidad de pelos-al inicio del tratamiento-.
Se pueden conseguir hasta del 70 de reducción de los vellos en el primer año y mayores de un 90% después de 2 años de tratamiento continuo en el cuerpo mientras que en la cara en el primer año tendríamos un buen resultado por encima del 60%. Las sesiones se realizan con cada vez menos pelos y a mayor espacio de tiempo.

No se podrán cumplir con las metas presupuestadas si no se estima bien el costo con relación a las expectativas. El objetivo del paciente será pagar por obtener un beneficio y por conseguir quitar todos los pelos para siempre. Sin embargo, encontramos que en ocasiones mucha gente se encuentra muy conforme con resultados parciales. Es como si el valor pagado estuviera acorde al valor de un láser usado que, parece haber dejado de actuar y no se ve la necesidad de quitar los pelos que faltan. Quitar estos pelos faltantes puede no ser importante en algunas zonas pero cuando continúan en la cara se eleva el costo en otros centros que si pueden tratarlos.
 Si los pelos son pocos, los costos serán menores; si hay muchos, el nuevo costo deberá cobrarse con la mayor precisión posible y esto solo se calcula de acuerdo a un valor tangible como el tiempo de la sesión y/o cantidad de disparos láser.

Los centros especialistas en Depilación Diodo hemos preferido cobrar lo justo por un trabajo bién realizado y que cumpla las espectativas, los bonos demasiado ecónomicos y a su vez realizados con equipos mal mantenidos o en tiempos demasiado bajos, no ofrece un resultado esperado... al final el cliente acaba teniendo que comprar muchos de estos bonos para ver resultados .

Todos nuestros centros utilizan el método de la fototermolisis selectiva, pero esta técnica debe ser bien trabajada y con el tiempo necesario para que el resultado sea el esperado. Esto significa que si se hacen 10 disparos de 1 centímetro cuadrado en un área de 100 centímetros cuadrados se cubrió un 10% del área solamente. También deberá estimarse la captancia pues si se observa que el pelo delgado no se quema afuera no se conseguirá el efecto adentro, en el folículo. Con el pelo grueso el efecto es distinto pero tiene que verificarse el efecto con el halamiento inmediato de los pelos o la caída espontánea antes de un mes. Así podrá determinarse si la sesión fue completa, situación más importante en las primeras sesiones pues el perfecto cubrimiento dejará otras estimaciones por controlar como la potencia y la receptividad de los pelos al folículo. Si estos datos no se registran es imposible medir la eficiencia del tratamiento. Nunca se podrá analizar nada de forma objetiva.

  No es lo mismo depilar las piernas de todas las personas por igual sin tener en cuenta quien tiene más o menos pelos. No es lo mismo sí ya se han realizado sesiones previamente. No debería ser lo mismo una sesión larga -debido a que tiene muchos pelos- a otra corta, pues los poquitos pelos que quedaron o volvieron a salir le atormentarán las vacaciones. 

Y hay que también tener en cuenta las complicaciones. Una mayor exposición del láser a la piel conduce a quemaduras. La potencia debe ser lo más exacta posible y también el número de veces que se hagan los disparos. Muchas veces se observará como se tendrán pelos muy largos en la siguiente sesión como si no hubieran sido tratados, zonas sin pelo y lisas como si la potencia usada en esa zona en particular hubiera sido la que logró en forma definitiva quemar el folículo en forma definitiva. Pero también otros casos en que en la búsqueda se resultados perfectos se obtuvo quemaduras y esa es la principal dificultad para los que no realizan el procedimiento en forma frecuente y no se toman el tiempo de analizar que ocurrió y que se puede hacer para conseguir el mejor resultado. El operador que se haya profesionalizado y que realice el procedimiento en forma frecuente es el más capacitado para evaluar en forma directa y sostenida todo el proceso. El mismo profesional con el paso de las sesiones obtendrá mayor información y su conocimiento del paciente lo que ayudará a un mejor juicio de los resultados.


En ocasiones clientes acuden a centros estandarizados que  ofrecen lo mismo a todo el público a precios escesivamente baratos, despues es cada día del tratamiento una persona quien trata al cliente y en ocasiones con diferentes equipos o técnicas.

Los centros especialistas en Depilación Diodo son profesionales de la estética formados y comprometidos con realizar un trabajo personalizado y cumpliendo las espectativas del cliente.